Información importante sobre cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. OK | Más información

900 11 21 21

L-J 9:00 - 19:00
V 9:00 - 15:00

España podría ahorrar hasta 450 millones de euros al año con una correcta gestión de Residuos de Construcción y Demolición

La Unión Europea presenta en Madrid su Protocolo de Gestión de RCD, con el que calcula un ahorro de unos 7.500 millones de euros anuales

Noticia del sector

La Comisión Europea calcula, en su Protocolo de Gestión de Residuos de Construcción y Demolición (RCD) en la UE -presentado la semana pasada en Madrid-, que cada tonelada de escombros conlleva un coste de 10 euros y que los socios comunitarios podrían ahorrarse unos 7.500 millones de euros anuales, evitando que se depositen en los vertederos y aprovechando sus materiales. Se calcula que España podría ahorrarse hasta 450 millones de euros anuales mejorando la gestión de los Residuos de Construcción y Demolición (RCD).

Se acaba de iniciar la revisión de la norma de referencia, el Real Decreto 105/2008, y medidas como la obligación de realizar auditorías previas a las demoliciones -para facilitar la separación de los materiales desde el origen-, o la exigencia de depositar fianzas -para garantizar el correcto tratamiento de los residuos- están encima de la mesa.

La Federación Española de Asociaciones de Valorización de RCD, por su parte, estima que la producción anual del país de este tipo de residuos asciende a unos 45 millones de toneladas al año, de modo que el beneficio potencial de optimizar su tratamiento ronda los 450 millones de euros.

Sin embargo, la situación actual dista mucho de permitir que se alcancen esas cifras. Según la Federación, alrededor del 75% de los RCD se gestionan de forma incorrecta, cometiendo ilegalidades y cayendo, en no pocas ocasiones, en prácticas delictivas: únicamente 11 millones de toneladas reciben un tratamiento adecuado, con los estándares y las garantías establecidos por la normativa.

Contaminación de suelos

Las malas prácticas derivan en impactos ambientales y paisajísticos, cuando no en la contaminación de suelos y acuíferos, habida cuenta de la presencia de materiales y sustancias tóxicas en los escombros, como alquitranes, amianto, maderas tratadas con pesticidas y fungicidas, sistemas de iluminación con mercurio, etc.

Los escombros representan un tercio de todos los residuos que se generan en la UE y teóricamente pueden valorizarse en su totalidad. De hecho, la normativa comunitaria establece que se valorice el 70% en 2020. No obstante, su aprovechamiento choca con la desconfianza sobre la calidad de los materiales reciclados y sobre su salubridad, por las referidas sustancias tóxicas que suelen contener.

Para despejar los miedos y las incertidumbres, la Comisión ha lanzado el citado protocolo, un documento que plantea medidas en toda la cadena de valorización de estos residuos, desde su identificación hasta su procesamiento, pasando por su logística y sus condiciones jurídicas y políticas. Así, propone la elaboración de auditorías previas a las reformas o demoliciones -ya se exigen en Austria-, para identificar claramente los distintos materiales a reciclar; incrementar la trazabilidad de los flujos de residuos, teniendo en cuenta la capacidad de tratamiento en las proximidades de las obras; o la implantación de sellos de calidad para los distintos materiales reciclados.

Las recomendaciones del Protocolo están encima de la Mesa de negociación de la reforma del Real Decreto 105/2008, la norma de referencia para los RCD, que el Ministerio de Agricultura ha sacado a información pública recientemente. La Federación apunta que las conversaciones con el sector ya han comenzado y valoran positivamente los primeros encuentros, que han derivado en un grupo de trabajo.

Entre las principales demandas del sector está el fomento de ordenanzas municipales específicas, que exijan el depósito de una fianza antes de acometer una obra, para garantizar que los escombros sean tratados adecuadamente, algo contemplado en la normativa actual, pero que sólo aplica un 5% de los consistorios. Igualmente, se reclama el incremento del uso del árido reciclado y que se ponga coto a la gestión irregular.

El sector del tratamiento de RCD factura unos 160 millones al año y sus plantas de valorización mantienen unos 2.500 puestos de trabajo directos.

Suscríbete gratis a nuestro boletín semanal de noticias.

=

He leído y acepto la cláusula de protección de datos del Boletín

Para no volver a recibir el boletín puedes darte de baja AQUÍ